brandingcatBLOG

VOL.1

MARZO, 2018

ARTE·PUBLICIDAD·DISEÑO·MÁRKETING·CINE·SEM·SEO·TELEVISIÓN·CREATIVIDAD

01

ARTE PUBLICIDAD

CHEMA MADOZ/NADA ES LO QUE PARECE

Descubrí muy pronto que uno de los grandes secretos para trabajar en publicidad es la capacidad de observación / indagación. La forma de encontrar las mejores referencias para que nos hagan explotar en la cabeza un segundo de inspiración y poder resolver un trabajo creativo. Es decir, para “copiar”.

Sí, señores, digámoslo alto y claro, la mayoría que nos dedicamos a éste negocio copiamos. Sólo que, hay dos tipos de copiadores, los que saben encontrar el mejor referente, el genial. Y los que son incapaces de ver o descubrir la genialidad.

Conclusión, si no eres un genio, mejor encuentra uno y cópialo. Per hazlo con dignidad, honestidad y la cabeza muy alta.

Bien, todo éste rollo para decir que en una de mis búsquedas de referencias inspiradoras para un trabajo, hacia finales de los 90 del pasado siglo, di con una serie de imágenes que me dejaron absorto. En un principio no tenía muy claro si eran esculturas, pintura hiperrealista, fotografía, poesía visual, o quizás lo eran todo. Por un momento pensé que la reencarnación de Joan Brossa se había aparecido ante mi (había muerto hacía unos meses). Seguí buscando (entonces internet no iba tan rápido y aún no existía Google) y finalmente encontré al autor de esas maravillas. Un señor llamado Chema Madoz.

José María Rodriguez Madoz, nació en Madrid en 1958. Estudió Historia del Arte en la Complutense y según parece un día se compró una Olympus y decidió estudiar paralelamente en el Centro de Enseñanza de la Imagen. Y le gustó tanto la cosa que cuando tuvo un poco más de pasta se compró una Hasselblad, que aún le dura…pero todo eso en la Wikipedia te lo explicarán con más detalle. Aquí hemos venido a hablar de lo nuestro, los genios!

La fotografía de Madoz crea un espacio compositivo y estilo únicos. Fotografía siempre en blanco y negro.

“Yo utilizo el ByN, por varios motivos, Primero es un ejercicio de reducción, ya que limitas el color a dos opciones que se enfrentan, algo que también sucede con los objetos ( en general son dos objetos contrapuestos) por otro lado permite, jugar más fácilmente con las texturas a la hora de establecer vínculos o nexos.”

Pero eso es un recurso nada más, una herramienta para transmitir lo esencial que no deja de ser el mensaje, que siempre nos llega, con una cuidadísima técnica y belleza formal.

Cuando observamos las fotografías de Madoz nos queda una sensación de no saber qué estamos viendo. Es solo un momento, Es parte de una atracción que, segundos después, surge en los espectadores preguntándonos qué estamos viendo. Una atracción que invita y engancha a preguntarse por el fondo, el concepto, la idea. Una pregunta que siempre tiene varias respuestas.

No va a buscar las fotografías, las fabrica utilizando un estilo conceptual, minimalista y surrealista (el orden de los factores no altera el producto). Pero, al contrario de lo que podría esperarse de un artista tan profundo, sus obras no son difíciles de entender, incluso dan varias interpretaciones válidas. Su poesía visual nos invita a reflexionar y nos conmueve a todos, aunque sea en distintos niveles.

MIRADA DE POETA

Pero, ¿que tiene de especial la obra de Chema Madoz?

Cuando miro una fotografía de Madoz no estoy viendo sólo una imagen. Para él, esa imagen es un todo a partir del cual descubre que se puede relacionar diferentes realidades a través de la forma y de la similitud con un discurso y lenguaje visual propio. Nos cuenta pequeñas historias poéticas en forma de haiku visual. De ahí que cuando vi su trabajo por primera vez me llevó inmediatamente al mundo de la poesía visual de Joan Brossa. Tan evidente era que esos dos mundos debían encontrarse en algún momento.

Brossa y Madoz se conocieron cuando el poeta era ya muy mayor, sin embargo tuvieron ocasión de acercar ambas obras y ofrecer sus similitudes para potenciar su fuerza. La antológica de Joan Brossa en el Museo Nacional Reina Sofía en 1992 y la posterior de Chema Madoz en el mismo lugar en 1996 provocaron el conocimiento y la cita de dos artistas que trabajaban con objetos y palabras. En el prólogo del libro Fotopoemario, Gloria Bordons, de la Fundación Brossa, explica ese “doble itinerario lírico de correspondencias”.

“Se trata de una misma búsqueda del efecto poético, de un mismo tipo de comunicación, de la expresión de un mismo concepto sobre la vida y la cotidianidad”.

A Joan Brossa y Chema Madoz siempre les ha interesado romper con los límites que tradicionalmente imponen sus lenguajes. Debido a este ensanchamiento de fronteras sus obras han entrado en un terreno común que los acerca. Este acercamiento no es una mera especulación, ya que, de alguna manera su trabajo se hermanaba. Las Fotografías de Chema Madoz provocaron los poemas de Joan Brossa, según él mismo cuenta, el proyecto se limitó a12 poemas y 12 fotos, que envió a Brossa, para invertir el proceso habitual de las ilustraciones a partir de los poemas escritos. El poeta enviaba sus textos a Madoz de tarde en tarde, en la última etapa del escritor. A la muerte de Brossa el material quedó depositado en la Fundación Brossa, y su viuda, Pepa Llopis lo aportó para la publicación de Fotopoemario.

Las fotografía de Madoz se suelen vincular a los dadaístas y a la poesía visual de Brossa.

“Es un territorio al que llego de una manera un tanto particular. Cuando empiezo a relacionar la imagen a través de la fotografía, no había una extensa cultura visual. Sólo más tarde descubro que trabajos de surrealistas y de Brossa giran en torno al objeto, y lo vivo como un descubrimiento, no parto de un conocimiento previo. Con él hay una relación espiritual, con cosas que nos separan y nos unen, en la forma de concebir el trabajo y en la forma de resolver los problemas. Cuando Brossa expone en el Reina Sofía, ya había realizado algunas imágenes que me sorprendieron después de conocer sus piezas.”

Chema Madoz es ya un referente. Su fotografía le ha convertido en uno de los artistas más reconocidos en el panorama artístico internacional. Y consigue algo muy difícil; al estar frente a una de sus fotos la reconoces inmediatamente como suya.

Os invito a tumbaros en vuestro diván preferido y darle play a éste vídeo que nos acerca al mundo genial de alguien genial.

Más artículos

Nos gustaria conocer tú opinion para ayudarnos a mejorar. También puedes preguntarnos todo lo que quieras.

Deja un comentario